Hasta las lilas bajaron sus ramas a su encuentro, y el sol brilló, tibio y suave. Crujieron entonces sus plumas, irguióse su esbelto cuello y, rebosante el corazón, exclamó: – ¡Cómo podía soñar tanta felicidad!

Hans C. Andersen, El patito feo

Es alentador encontrar lecturas que busquen unir a las personas. Alentador por lo necesario que resulta que empaticemos con las personas de nuestro entorno y con las que ni siquiera conocemos.

Gordito es una historia llena de ternura pero a la vez de mucha determinación. Un círculo azul, con pantalones y tirantes rojos, nos saluda desde la cubierta, sonriente, divertido… todo invita a la despreocupación. Al comenzar la lectura, su autora (Mar Hernández) va presentando todo un mundo lleno de formas geométricas, de simetrías y juego de líneas rectas y curvas con los que cada personaje va tomando forma. 

interior, detalle de una de las ilustraciones de «Gordito», Mar Hernández, ed. Sallybooks

A Gordito le cuesta mucho integrarse en esta sociedad de polígonos en la que vive. Intenta acercarse a los demás, contarles sus cosas y compartir con ellos todo lo que a él le gusta hacer. Pero Gordito se siente triste porque todos sus intentos para hacer amigos son en vano, se desespera intentando parecerse al hexágono, al cuadrado y al triángulo equilátero. ¡Ya no sabe qué hacer!, con lo bonitas de son sus canciones… 

En el transcurso de esta sencilla lectura, nuestro redondo personaje aprenderá que dentro de una misma sociedad conviven personalidades de todo tipo, que no tienes que cambiar o parecerte a nadie para ser más feliz. Cuando menos lo esperas ¡zas! aparece quienes encajan con tu propia geometría.

No te cuento más sobre el final de la historia, es mejor que lo descubras en casa. 

Este es un cuento pequeño, cuadrado, manejable y editado en cartoné, maravillosamente ilustrado por Mar Hernández, quien estampa en cada página un encuentro con distintas personalidades y estados de ánimo. Dentro de Gordito te vas a encontrar con un forzudo y enfadado hexágono, un triángulo bastante estresado,

La autora transmite cada una de estas emociones a través de los colores, los trozos y las texturas. Por ejemplo, creo que el hexágono siempre está enfadado porque lo siento a través del lápiz de color rojo, porque los trazos están muy marcados, como si los hubieran coloreado con rabia… apretando muchísimo. No sé a ti pero a mí me parece una forma sencilla y genial para hablarle a los más peques, un lenguaje que ellos entienden casi mejor que los adultos.

En fin, muchas emociones dentro de un mismo cuento y Gordito en medio de todas ellas, intentado encajar con su peculiar línea curva en un mundo lleno de tantos ángulos. ¿Encontrará su lugar en el mundo?

interior, detalle de una de las ilustraciones de «Gordito», Mar Hernández, ed. Sallybooks

Este cuento me recuerda a otros títulos que versan sobre el mismo tema, y los tienes listados en la sección de «Otras lecturas» dentro de esta misma reseña. Desde luego, su trama me recuerda a Monstruo Rosa intentando buscar su lugar en un mundo de casas blancas, no encaja y emprende un viaje allí donde él se siente cómodo. También puedo ver tintes de Elmer, el elefante más colorido del mundo, siente que no encaja con sus cuadrados multicolores y se pinta de gris para ser como los demás…  

La geometría nos puede ayudar muchísimo a explicar que no todos somos iguales, que cada uno tenemos una forma particular… pero que todos cabemos por igual. Me estoy acordando de Por cuatro esquinitas de nada, un clásico que enseña a grandes y pequeños nuestro derecho a ser aceptados. Así todos hemos de educar en la integración, para eliminar barreras de cualquier clase.

Gordito trata estos temas desde una perspectiva fresca y desenfadada. El protagonista, con sus ojos redondos, tiene vida propia y de que te va a robar el corazón puedes estar segura/o. No se puede evitar quererle y empatizar con él, ya me lo dirás cuando lo leas. Verás que su mirada y su sonrisa lo dicen todo: es una historia escrita e ilustrada desde el optimismo.

Dicho esto, este cuento es una lectura que te recomiendo en cualquier etapa o edad. Teóricamente, es apropiado a partir de 3 años, pero no atemos la lectura a un rango de edad como si fuesen matemáticas precisas porque nos estaremos equivocando.

Con Gordito (Sallybooks) lo pasamos pipa porque lo tiene todo: amplitud de vocabulario, originalidad, empatía, ternura, humor, optimismo, con un mensaje muy necesario con el que educar a niñas y niños. De paso, puedes educar también a tu corazón de adulto. Porque sí, todos, todos, todos, tenemos nuestro corazoncito debajo de nuestra forma geométrica. Y ese corazón nos hace iguales en esencia.

Nos vemos en la página siguiente.

Otras lecturas

  1. McKEE, DAVID (2006): Elmer, Beascoa, 34 pp.
  2. DE DIOS, OLGA (2013): Monstruo rosa, Apila ediciones, 36 pp.
  3. RUILLIER, JEROME (2014): Por cuatro esquinas de nada, ed. Juventud, 32 pp.
  4. RAMOS BRAVO, MARÍA (2019): Bubble gum boy, ed. Fulgencio Pimentel, 32 pp.
  5. LOVE, JESSICA (2019): Sirenas, ed. Kókinos, 38 pp.
  6. LIONNI, LEO (2018): Nadarín, ed. Kalandraka, 32 pp.

Suscríbete

Leave a Comment

Your email address will not be published. Marked fields are required.