Eduardo Galeano

Recordar: del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón.

Nuestra vida es un continuo ir y venir, a veces nos quedamos, otras nos marchamos pero siempre retornamos.

No solo nos movemos cuando viajamos, también lo hacemos al cambiar de trabajo, al cambiar de la escuela infantil al “colegio de mayores” o cuando nos mudamos a otra casa y otro barrio. El álbum del que hoy hablamos y el cual te recomiendo MUCHO, resume a la perfección el ciclo estacional y cambiante de nuestras vidas. Un encuentro, un cambio, un viaje y todo aquellos que podemos pedirle a la amistad. Una historia de aventuras sencilla para transmitir, a quienes la lean, la grandeza que da tiene ser amigos.  

Así, de pronto y sin pensarlo demasiado, ¿qué tienen en común un león y un pájaro?

Hago trampa porque yo he leído este precioso cuento, de lo contrario, te diría que un león y un pájaro podrían compartir pocas cosas: uno tan grande y el otro tan pequeño, uno con su atronador rugido y el otro con su elegante piar, uno tan carnívoro y el otro… parece que nada les pueda unir.

Ocurre del mismo modo con las personas. Parece que estamos condenadas a no entendernos jamás y, sin embargo, ¡qué bonita es la amistad vivida en la diferencia! 

ilustración interior de "El león y el pájaro", de Marianne Dubuc

El león y el pájaro es un cuento, más bien una fábula, narrada más con las imágenes que con las palabras. Un álbum editado por Tramuntana e ilustrado por Marianne Dubuc, para peques que todavía no saben leer pero que requieren la seriedad de la buena literatura y la fantasía de las buenas historias de animales. 

Un buen día, mientras el león trabajaba, apareció en su huerto (sí, en este cuento el león es el “rey del huerto”) un pájaro muy pequeño y herido. Gracias a los cuidados del león, que le acogió en su casa, el pequeño pájaro fue recuperándose. Juntos compartían espacio y momentos inolvidables; así pasó el otoño, pasó el invierno y llegaron rojas flores en la estación de primavera, león y pájaro seguían siendo amigos inseparables. Pero con el buen tiempo, pájaro debe marchar con otras aves a buscar diferentes y hermosos lugares. Buscan climas que les sean mucho más favorables.

“Así es la vida”, piensa el león. Ambos amigos deben separarse. Y el león ve pasar el caluroso verano… Pero esta vez solo, sin la compañía de su amigo.  

Con la llegada (de nuevo) del otoño, el pájaro vuelve con su amigo y con él se queda toooodo el invierno, seguramente vuelvan a separarse o quizás no. No sabemos exactamente cómo sigue el devenir de estos dos animales tan diferentes. La autora (a propósito) no nos desvela nada más pero estoy segura de que seguirán siendo amigos pase lo que pase. Y tan felices.

ilustraciones interiores de "El león y el pájaro", de Marianne Dubuc

Lo importante de este cuento, no es tanto la trama (puesto que es bastante sencilla), sino más bien la idea de la amistad, de la paciencia, de la solidaridad y la aventura de vivir familiarizados con los encuentros y las despedidas sin que ello suponga tristeza. Es una aventura llena de sol y de espera. Como en un buen huerto.

Las ilustraciones son las que dan mayor peso a la historia, el texto acompaña a cada una de ellas a modo de apoyo. Dibujos creados a partir de lápices de colores en tonos tierra, verde, azul, grises y algún tono rojo en la primavera. Son ilustraciones simples pero delicadas, con dos protagonistas que son completamente distintos pero algo en común: ambos tienen los “mofletes” coloreados. Un guiño de ternura de la autora hacia sus propios personajes y al lector, por supuesto.

La historia entera te habla del paso del tiempo, en concreto de un año: de otoño a otoño, un ciclo que la naturaleza repite una y otra vez. Así son las amistades, ciclos que comienzan, que se viven y que conllevan épocas en las que (es probable) que estemos separados. Seguro llegarán otras épocas en las que volvamos a vernos y todo será como siempre.

Conforme crecemos conocemos personas que nos marcan de distinta manera. La huella que queda de cada una puede ser para siempre y positiva o al contrario, temporal… y positiva también. La amistad es un bien preciado que parece abundante pero, en realidad, es bastante escaso.  

No hay nada mejor que la amistad y para celebrarla te invito a acercarte a las páginas de El león y el pájaro, de Editorial Tramuntana.

Espero leerte en redes sociales. Puedes ver más lecturas y desvaríos en Instagram (@chicabombin), Facebook o Twitter. Si prefieres escribir un correo electrónico, pasa por Ventanilla (te darán el formulario rojo).

Nos vemos en la página siguiente.

Escribí esta reseña hace varios años, estuvo publicada en el blog de una librería, pero vuelvo a rescatarla porque el cuento (y su lectura) me parece tan hermoso como un amanecer en tiempos desesperantes como los que hoy, día 8 de mayo de 2020, vivimos. Desde el confinamiento sabemos que pasará el verano, el otoño llegará y, con él, volverán los pájaros.

Escucha la reseña

Otras lecturas

  • | 1 | DUBUC, MARIANNE (2016): Lucía y sus amigos, ed. Tramuntana, 64pp.
  • | 2 | DUBUC, MARIANNE (2015): El autobús, ed. Tramuntana, 48pp.
  • | 3 | BALADA HERRERA, MONTSERRAT (2014): El elefante Mainú y la amistad, ed. Carambuco, 24pp.
  • | 4 | HENSGEN, ANDREA (2015): Amigos, ed. Libros del Zorro Rojo, 32pp.
  • | 5 | SEPÚLVEDA, LUIS y VILLAMUZA, NOEMÍ (2012): Historia de Mix, de Max y de Mex, ed. Espasa, 72pp.

Suscríbete

RECIBE CORREO

One thought on “El león y el pájaro

  1. […] regalo «extra», te recomiendo El león y el pájaro, una fábula estacional donde el tiempo, el espacio tienen sus propias normas. Un cuento (escrito e […]

Leave a Comment Cancel Comment

Your email address will not be published. Marked fields are required.