Reseña: Diez gotitas de azar

James Joyce

Los errores siempre originan algún descubrimiento.

¿Quién distingue lo que es una consecuencia ineludible de un acontecimiento por puro azar? ¿Acaso el azar no está provisto de sus propias “triquiñuelas”? Este cuento llega al bombín para hacerme reflexionar (y si tú te unes, no estaré sola) sobre las millones de veces que me equivoco y me descubro de nuevo.

Continue Reading

La entrada de Cristo en Bruselas

Eduardo Galeano

Vivimos en un mundo donde el funeral importa más que el muerto, la boda más que el amor y el físico más que el intelecto. Vivimos en la cultura del envase, que desprecia el contenido.

Si pintásemos un cuadro en el que se vieran nuestros gozos, nuestras sombras, todo aquello que nos perturba y, a la vez, todo aquello que nos trae sin cuidado, seguramente quedaría algo parecido al cuadro de James Ensor, pintado entre 1888-1889, donde la muchedumbre esconde más de lo que muestra. 

Continue Reading

Reseña: A lo bestia

Mark Twain

La honestidad es la mejor de todas las artes perdidas.

Hay que admitirlo, nos aprieta la corbata. Tenemos miedo a no notar el peso de las formas, de la buena educación, de lo que está bien hecho, del sentido del deber… Si quitáramos todas esas formalidades, ¿qué nos queda cuando crecemos y nos convertimos en lo que llamamos “adultos”? 

Continue Reading

Leer tan lento como sea posible

Thomas Mann

Imágenes y sensaciones que se esfumarían fácilmente con una mirada, con una risa, un cambio de opiniones, se aferran fuertemente en el ánimo del solitario, se ahondan en el silencio y se convierten en acontecimientos, aventuras, sentimientos importantes.

No cabe duda de lo rápido que podemos viajar, de lo instantáneo (como el café, a veces) de nuestra comunicación, de la inmediatez de nuestras acciones. En la velocidad ya no importa tanto la distancia sino el tiempo. Queremos ganarle tiempo al reloj pero la mayoría de las veces no tenemos muy claro qué hacer con el excedente y así lo volvemos a perder. 

Continue Reading

Reseña: Más allá

Jefe Indio Seattle

El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo.

Vivimos en equilibrio sin ser conscientes de la fragilidad que nos mantiene. Somos funambulistas encima de una cuerda resistente pero fina e inestable, ¿qué pasa si caemos? ¿Vivimos confiando en una buena caída? 

Continue Reading

Los flamencos leen por la noche

Gloria Fuertes

La gente corre tanto | porque no sabe dónde va, | el que sabe dónde va, | va despacio | para paladear | el 'ir llegando'.

Nos centramos en los sueños, en las metas y nos olvidamos del camino. No me gustan las frases que te motivan y te saludan desde el objetivo conseguido. La inmediatez con la que necesitamos visualizar los resultados hace que el fomento de la lectura sea un camino demasiado pesado. 

Continue Reading

Cuentos como guiños

Alberto Bustos

Pero para terminar de captar la extravagancia de este pequeño verbo hay que percatarse de otro detalle. El significado de guiñar encierra de por sí la noción de ‘ojo’. Si utilizáramos este verbo aislado, sin añadirle un objeto, ya nos tendrían que entender. ¿Qué vamos a guiñar si no guiñamos el ojo?

¿Has probado a guiñar una mano? Si lo has intentado habrá sido un fracaso absoluto. Desde Blog de Lengua, nos recuerdan que el verbo “guiñar” es una excepción maravillosa a un lenguaje que cambia permanentemente y que está inducido a la practicidad. 

Continue Reading

Reseña: Lunámbula

Albert Einstein

La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original.

Creemos que por la noche todos duermen, pero eso sólo le pasa a la mayoría. Hay vidas que, como la tuya, despiertan cuando la oscuridad vence y se hace el silencio. Piensa en cuántas veces no pudiste conciliar el sueño y a cambio la mente te regaló las mejores ideas para el día siguiente, o incluso para el resto de tus días. En ocasiones, sólo una noche puede cambiarte la vida.

Continue Reading

Reseña: KOROKORO

Gloria Fuertes

¿Cuándo vendrá la primavera? Me lanzo a lo desconocido, sea lo que Dios quiera. (El erizo una bola se hizo, y rodó por la ladera). Pasaron muchos días y el erizo se despertó, se desenroscó, abrió un ojo, sacudió el hocico, comió unas florecitas y ya no tenía frío.

La naturaleza no es muda, tiene su propio lenguaje y aunque lo escribiera con letras o signos, muy pocos sabrían leerlos. Por eso mismo este cuento no tiene palabras, porque da igual si sabes o no sabes leer; la naturaleza es quien narra la historia y tú quien puede atreverse a interpretarla. 

Continue Reading

Las lecturas afines y las galletas ricas

Si llega a tus manos un cuento o un libro que ha sido todo un acierto no quieres soltarlo. Una lectura que se haya disfrutado en familia hasta la saciedad es algo tan mágico que cuando volvemos a la librería la pregunta es inevitable…

“Tenemos en casa Untítulocualquiera y no sabes cuánto le gusta al peque, ¿tienes algo que sea parecido?”

Continue Reading