“¿Por qué a los jóvenes no les gusta leer clásicos? 

Cuando eres librera y, de pronto, te encuentras con que un cliente te suelta esa pregunta… digamos que no sabes qué cara poner. En realidad es una pregunta que suelen hacerme desde diversos flancos. Lo primero que se me ocurre es pensar que a los jóvenes les gusta leer clásicos tanto como los adultos; si un lector joven se aburre leyendo clásicos: no le estás dando el clásico que debería leer o no se lo estás ofreciendo del modo correcto. Así de simple.

Ahora bien, cada vez que me han preguntado al respecto, últimamente me viene a la cabeza el proyecto editorial Ganso y Pulpo. Ellos son jóvenes y su proyecto es puro amor a los clásicos. Ellos me parecen el mejor ejemplo para desmentir prejuicios y para, además, explicar con las palabras exactas lo que supone la lectura de autores clásicos. Su criterio es todo experiencia y todo sabiduría, yo me pasaría horas leyéndoles y seguro que tú también te quedarás con ganas de más.

Pablo y Caterina contestan a esta #dudaLIJ y lo van a dejar claro. Te dejo con sus palabras:

Pablo y Caterina

Los informes del CIS sobre hábitos de lectura en España nunca resultan demasiado halagüeños, demostrando año tras año, como si de un mito griego se tratara, que por estas tierras se lee muy poco. De entrada, no puede señalarse a los jóvenes como foco del problema, pues son los universitarios los que suben la media.

Dando por cierta la pregunta que encabeza estas líneas, la primera idea que nos asalta es que la obligatoriedad conlleva el distanciamiento o ruptura del concepto «clásico» (lo entendemos como literatura no contemporánea) con conceptos como «desconexión» o «placer». Por ende, existe un prejuicio que muestra una doble cara: la academia prejuzga que un texto es bueno; el joven prejuzga que dicho texto es aburrido o culturalmente emasculante. Y es que no hace falta un informe del CIS para saber que los discursos paternalistas (el de la academia suele serlo) no resultan atractivos para los jóvenes.

Ahora bien, quizás caemos también en un prejuicio al decir que a los jóvenes no les gustan los clásicos. Por ejemplo, en Ganso y Pulpo somos jóvenes (lo éramos más cuando comenzamos en 2010) y nos encantan. En nuestro caso, a la pregunta del encabezado le sobra el «no». No sabemos hasta qué punto podría generalizarse, y aunque desconfiamos de vaticinios, infundios y encuestas, pensamos que quizás las estadísticas de acceso a los cuentos que publicamos puedan ser de interés en posibles interpretaciones.

La página de nuestro proyecto editorial ha recibido una media de 2.300 usuarios mensuales desde enero a octubre de 2017. De ellos resulta que el 61 % tiene menos de 35 años. Incluso segmentando más fino, observamos que los visitantes de entre 18 y 24 años representan el 27,5 % del total. Es decir, en nuestra experiencia los jóvenes sí se acercan a los clásicos (por otra parte no canónicos). Igual no son muchos, pero sí más que los adultos en nuestro caso, teniendo en cuenta por otra parte que el modo de acceso puede considerarse disruptivo.

Por dar cierre a nuestro pequeño aporte a la cuestión, diremos que sería una pena dar por cierta la afirmación implícita en el encabezado, teniendo como tenemos a nuestra disposición todos esos textos de dominio público y una tecnología que permite, con costes bajos, el acceso y la libre difusión de textos y lecturas.

Sea como fuere: jóvenes de todas las edades, sigan leyendo.

Proyecto editorial independiente sin ánimo de lucro que pretende reeditar diversos textos literarios que resultan de difícil acceso al potencial lector {por su descatalogación, mínima difusión o práctico olvido} y que son considerados de dominio público.

Ganso y Pulpo

Editorial

¡Comparte tu duda!

Leave a Comment

Your email address will not be published. Marked fields are required.