Orbis sensualium pictus

El mundo dibujado

Si alguna cosa pudiera ser percibida por diversos sentidos, ofrézcase a todos ellos. Puesto que los sentidos son los fidelísimos proveedores de la memoria.
| Johannes A. Comenius

Transformar el mundo no conlleva ganar, tener éxito o creerse mejor que nadie. Transformar el mundo conlleva nadar contracorriente.

Nadar contracorriente parece muy bonito pero hay que tener confianza y constancia. A quien lo intenta se le etiqueta de locura o, en otros siglos, de herejía; a lo largo de la Historia, para romper las reglas de la cultura, la educación o la pedagogía había que soportar críticas y luchar para dar voz a sus teorías e ideas. Rescato hoy la labor de una de esas personas que fueron pioneras del pensamiento moderno transformando el mundo de la educación y los libros.

Jan Amos Komensky, lo conocemos como Johann Amos Comenius (nombre en latín), revolucionó la forma de transmitir las ideas y conceptos que se enseñaban a los niños. Comenius entendió un mundo completamente distinto del que tenía delante de sus ojos. Parece sencillo, dicho aquí al amparo de los siglos, pero había que tener valentía (por no decir algo más contundente) en el siglo XVII para vivir como él lo hizo.

Pedagogo, filósofo y teólogo, su vida nos dejó el legado impagable que actualmente disfrutamos. Su capacidad de crítica, sus inspiración en los grandes poetas clásicos (Virgilio, Ciceron…) y su propia experiencia en la escuela durante su infancia, le hicieron replantearse todo el “sistema educativo” de la época. Comenius propuso nuevos planteamientos para crear una nueva escuela.

Hoy en día nos parece absolutamente normal que la educación debe ser igual para hombres y mujeres, que debe ser impartida con buenas formas, siempre desde la empatía y que ha de motivar al niño en el aprendizaje en lugar de obligarle a memorizar. Sin embargo, en la época en que vivió Comenius, esto era toda una perversión de la educación.

A pesar de todo, fue un hombre convencido del poder de la experimentación en la escuela, del valor de una sonrisa en los alumnos… quizás lo pensaba porque él mismo no tuvo una vida fácil. Fue perseguido largo tiempo, sus obras fueron quemadas y sufrió la pérdida de su familia, huyó tanto de la guerra como del hambre y la enfermedad… aún así, dedicó todos sus esfuerzos a escribir sobre pedagogía. Fue maestro y llevó a cabo sus métodos allá donde le dejaban. Gracias a él, gozamos de dos obras vitales y que harían cambiar el rumbo de la didáctica: Didactica Magna (1632) y Orbis sensualium pictus (1658).

«todas las cosas» ilustradas

A Comenius no le valían nada los métodos de aprendizaje del momento y, cuando algo quieres que cambie: comienza tú. Por eso escribió el libro que él imaginaba, ese con el que soñaba haber aprendido.

De su mente salió Orbis sensualium pictus, el primer libro ilustrado pensado para niños. En él se muestra el mundo (del siglo XVII) en conceptos e imágenes, convencido como estaba de que el aprendizaje a través de la imagen reforzaría la memorización y la comprensión de objetos e ideas. ¿Te suena de algo? Desde luego que todo esto nos suena porque hoy en día utilizamos ese tipo de libros a diario, tan rutinariamente que forman parte de nuestras vidas.

Este «orbe» abarcaba todos los ámbitos sociales y naturales, dividido en 150 capítulos (nada menos) con temas de botánica, oficios, anatomía, zoología, religión… En poco tiempo ya se había leído más que Harry Potter (uy, lo que he dicho) y se había traducido a veintidós lenguas. Una verdadera joya con la que aprendieron generaciones enteras y plumas como la de Goethe, quien consideraba el Orbis S. Pictus como uno de sus mayores tesoros de la infancia.

Su edición en inglés, de 1659, se encuentra en la British Library, pero su contenido es de dominio público y puedes verlo en este enlace:

Orbis sensualisme pictus: hoc est, Omnium principalium in mundo rerum, & in vita actionum, pictura & nomenclatura (ed. de 1705)

Es para deleitarse en sus xilografías, en su tipografía y composición. Todo en este libro es aire puro, una semilla de alegría en medio de un mundo que fue convulso y perverso. Nos recuerda que las ideas pueden cambiar el rumbo de la Historia, que la buena locura agita conciencias y puede hacer de nuestra sociedad algo mejor.

En 2017, la editorial Libros del Zorro Rojo publicó una preciosa edición del Orbis sensualium pictus, encuadernado en tela y cuidado al máximo en cada detalle.

Recuerda que hay mucha Historia detrás de un «sencillo» diccionario, atlas o libro didáctico ilustrado.

Otras lecturas

  • COMENIUS, IOHANNES AMOS (2017): Orbis sensualium pictus, Libros del Zorro Rojo, 352 pp.
  • TRINICK, LOVEDAY y WHITE, TEAGAN (2021): Oceanarium, Impedimenta, 80 pp.
  • DELEO, RAOUL y STERN, NOAH J. (2021): Terra Ultima. El descubrimiento de un nuevo continente, Anaya Infantil y Juvenil, 80 pp.
  • ALADJIDI, VIRGINIE y TCHOUKRIEL, EMMANUELLE (2019): Bellezas de la naturaleza, Faktoría K de Libros, 512 pp.
  • BARMAN, ADRIENNE (2018): Herbario, Libros del Zorro Rojo, 200 pp.

Suscríbete

La suerte está en los libros

No te burles de la gente que no lee si quieres que algún día lo haga.
| Daniel Pennac

Vengo a robarte muy poco tiempo, lo prometo. A estas alturas de la mañana, hoy día 22 de diciembre, ya habrá gente como loca de contenta, la suerte de la Lotería de Navidad habrá tocado a las puertas de unas cuantas personas. Con el deseo fuerte de que una de esas personas sea yo, escribo estas líneas para reflexionar un poco acerca de la suerte.

La suerte puede ser un trébol de cuatro hojas, un décimo premiado, un amuleto, una tirada de dados, doce uvas… incluso puede ser un sitio libre para aparcar el coche. La suerte puede ser silenciosa, como la salud o puede ser estridente como el premio Gordo de Navidad.

La vida está llena de giros que suceden de forma inesperada y consideramos positivos.

A raíz de esto yo pregunto, ¿no nos cambian, de verdad, los libros que leemos? Incluso los que releemos nos marcan de tal modo que nunca somos la misma persona cuando los empezamos que cuando los terminamos. El poder de la lectura nos transforma incluso sin querer, con ella superamos las emociones, afrontamos los reveses, adquirimos nuevos conocimientos, le reímos al mundo (la risa son pequeños golpes de suerte, creo yo), avanzamos.

Tanto si las recuerdas como si no, tus lecturas te han descrito por fuera y por dentro. Leer es otra de esas suertes silenciosas de la que solo nos daríamos cuenta si, por alguna razón, nos la arrebataran. Por eso, confiemos más en los libros y cuentos que leemos porque son premio seguro.

¡Qué suerte haber leído todo lo que he podido y querido!

Todo esto me lo digo a mí misma para recordarlo más a menudo, porque tras el fulgor de la suerte más estridente no estoy segura de lo que puede haber y eso me inquieta. Así que, aunque diga que deseo ser una de esas personas, quiero pensar que la fortuna no está en la pedrea sino en los derechos de cada lector y lectora.

¿Conoces tus derechos como lector/a?

Un decálogo, escrito por Daniel Pennac en Como una novela, que nos da la magnitud de la grandeza de la lectura. Son verdades que nos alcanzan a todos, no solo a los que sabemos leer sino a todas las personas que poden sujetar un libro o cuento con las manos. La responsabilidad de quienes sabemos leer es cuidar de estos diez derechos hasta que los que van aprendiendo puedan hacer uso de ellos por sí mismos.

Con esta reflexión no quiero desdeñar cualquier tipo de suerte, ¡en absoluto! Más bien quiero darle valor a otras que sí podemos tener t-o-d-o-s al alcance de la mano.

Llevo un buen rato charlando y no te he preguntado qué piensas tú de todo esto. Me encantaría que me dieras tu opinión sobre el tema y espero que, la suerte (como la Fuerza) te acompañe.

Nos vemos en la página siguiente.

Otras lecturas

  • PENNAC, DANIEL (2019): Como una novela, Anagrama, 176 pp.
  • LAIRLA, SERGIO y GONZÁLEZ LARTITEGUI, ANA (2014): El libro de la suerte, A Buen Paso Editorial, 56 pp.
  • MANCEAU, ÉDOUARD (2020): ¡Mala suerte!, Plataforma Editorial, 48 pp.
  • BARRERA, MELINA y ASIAIN, LORA, MIREN (2018): Diez gotitas de azar, Periplo, 48 pp.

Suscríbete

Leer tan lento como sea posible

Thomas Mann

Imágenes y sensaciones que se esfumarían fácilmente con una mirada, con una risa, un cambio de opiniones, se aferran fuertemente en el ánimo del solitario, se ahondan en el silencio y se convierten en acontecimientos, aventuras, sentimientos importantes.

No cabe duda de lo rápido que podemos viajar, de lo instantáneo (como el café, a veces) de nuestra comunicación, de la inmediatez de nuestras acciones. En la velocidad ya no importa tanto la distancia sino el tiempo. Queremos ganarle tiempo al reloj pero la mayoría de las veces no tenemos muy claro qué hacer con el excedente y así lo volvemos a perder. 

Continue Reading

Cuentos como guiños

Alberto Bustos

Pero para terminar de captar la extravagancia de este pequeño verbo hay que percatarse de otro detalle. El significado de guiñar encierra de por sí la noción de ‘ojo’. Si utilizáramos este verbo aislado, sin añadirle un objeto, ya nos tendrían que entender. ¿Qué vamos a guiñar si no guiñamos el ojo?

¿Has probado a guiñar una mano? Si lo has intentado habrá sido un fracaso absoluto. Desde Blog de Lengua, nos recuerdan que el verbo “guiñar” es una excepción maravillosa a un lenguaje que cambia permanentemente y que está inducido a la practicidad. 

Continue Reading

Presentación «Siento» | Fanzine ilustrado

Victor Hugo

La risa es el sol que ahuyenta el invierno del rostro humano.

Al mensaje de: “¿Querrías participar en la presentación de Siento?”, una librera jamás debería responder con una negativa. Nace un fanzine ilustrado que evoluciona el planteamiento de las publicaciones sobre emociones infantiles, lo que llamamos ahora emocionario, una nueva mirada a la educación emocional que viene de la mano de veintiún artistas, rebeldes. 

Continue Reading