El castillo de las ranas

En ese momento comprendí el significado de esa adivinanza que había oído alguna vez y que dice: «¿Qué es lo que anda y anda sin llegar nunca la meta?» El tiempo no va hacia delante ni hacia atrás, no sube ni baja. El tiempo anda en otra dirección. | El castillo de las ranas, Jostein Gaarder

Abrígate porque va a hacer frío pero no descuides una manga corta porque después hará calor. Cuídate de lo desconocido mas fíate de las criaturas que te miren a los ojos. Tranquilo, estás en el bosque y aquí todo puede suceder, lo posible y lo imposible, así que lo mejor es que confíes en tu intuición y sigas adelante, hay muchos caminos y muchas historias para ti.

Bienvenidos al bosque, bienvenidos a El castillo de las ranas, una lectura de viaje a tu propia fantasía.

El castillo de las ranas
Jostein Gaarder
ilustrado por Gabriela Giandelli
Editorial Siruela (Col. Las Tres Edades)
ISBN: 978-84-7844-921-7


Hacía tiempo que no pensaba en la magia de los bosques, ni en la vida que se asoma desde el plano invisible del mundo.

Podría parecer que me he olvidado de seguir aprendiendo a través de la naturaleza. Y eso que fue precisamente un gnomo quien me contó lo fascinante que resulta el bosque, los secretos que en él se esconden. Yo era una niña pequeña y no es casualidad que aún recuerde a ese gnomo de gorro rojo y puntiagudo. Seguro que tú también lo recuerdas porque tú y yo crecimos con él.

Durante la lectura de este libro, he vuelto a comparar la medida de mis huellas con las de aquello que no soy capaz de ver.

El castillo de las ranas nos cuenta la fabulosa historia de Kristoffer Poffer, un niño que durante su paseo por el bosque tiene un encuentro sorprendente con un gnomo preguntón y, a veces, gruñoncete. El gnomo le invita a una tarde de merienda y juegos en el bosque y lo que empieza con una simple invitación a tortitas con mermelada de fresas silvestres se convierte en una aventura trepidante hacia lo desconocido.

Una novela llena de fantasía clásica donde no faltan el castillo, la doncella, la reina, las salamandras-soldado, hechizos, laberintos, acertijos, decisiones y recuerdos. Aquí todo cobra vida, el bosque se vuelve un escenario vivo en el que todos sus personajes buscan su sitio y su motivo. Kristoffer deberá encontrar el suyo.

En ese camino de búsqueda, el gnomo Umpin y la doncella Aurora serán los guías de lujo. Sin embargo, en otros momentos, nuestro protagonista estará solo ante situaciones disparatadas y de vital importancia para él. Sus decisiones marcarán el final de la travesía en el mundo del bosque y de los sueños.

Sabor a magia, olor a filosofía

Esta lectura, tan filosofal como sencilla, nos habla de cómo afrontar los cambios de la vida mirando siempre hacia delante. Nos habla de pérdida de los seres queridos pero también de la gran ayuda que tenemos en sus recuerdos. A lo largo del camino, Kristoffer comprenderá las grandes lecciones que ha aprendido de dichas personas.

Para enmarcar este relato, Jostein Gaarder nos devuelve a las narraciones clásicas: fábulas de animales, leyendas de gnomos, cuentos clásicos, el bosque…

Blancanieves, Caperucita Roja, Hansel y Gretel… son solo tres ejemplos de una lista interminable de historias que transcurren en el bosque y El castillo de las ranas tiene un sabor combinado de todas ellas. En realidad, es un entorno que conocemos desde niños.

En el bosque todo puede pasar, no hay límite para lo imprevisible.

Y de esto va la lectura que hoy te recomiendo. Un libro para jóvenes, para lectores con ganas de fantasía y aprendizaje, donde los reveses de la vida son un juego de niños.

No hay tiempo que perder, adéntrate en el frío invierno del bosque, sueña tu gnomo preguntón y salta hacia el verano y sus peligros. ¿Aceptas el reto? Queda prometido aprender y crecer.

Espero que te haya picado la curiosidad por saber algo más sobre este libro y su autor, pregunta en tu librería favorita o en la biblioteca de tu ciudad, ¡seguro que lo encuentras fácilmente!

Si te ha gustado la reseña y quieres más, puedes leer otras que pueden gustarte. Si aún te quedas con ganas de más, puedes seguirme en redes…  por Facebook e Instagram voy hablando de cuentos y poesía a todas horas.

Sea como sea, nos vemos en la página siguiente.

Otras lecturas

Suscríbete