Reseña: KOROKORO

Gloria Fuertes

¿Cuándo vendrá la primavera? Me lanzo a lo desconocido, sea lo que Dios quiera. (El erizo una bola se hizo, y rodó por la ladera). Pasaron muchos días y el erizo se despertó, se desenroscó, abrió un ojo, sacudió el hocico, comió unas florecitas y ya no tenía frío.

La naturaleza no es muda, tiene su propio lenguaje y aunque lo escribiera con letras o signos, muy pocos sabrían leerlos. Por eso mismo este cuento no tiene palabras, porque da igual si sabes o no sabes leer; la naturaleza es quien narra la historia y tú quien puede atreverse a interpretarla. 

Continue Reading