Orbis sensualium pictus

El mundo dibujado

Si alguna cosa pudiera ser percibida por diversos sentidos, ofrézcase a todos ellos. Puesto que los sentidos son los fidelísimos proveedores de la memoria.
| Johannes A. Comenius

Transformar el mundo no conlleva ganar, tener éxito o creerse mejor que nadie. Transformar el mundo conlleva nadar contracorriente.

Nadar contracorriente parece muy bonito pero hay que tener confianza y constancia. A quien lo intenta se le etiqueta de locura o, en otros siglos, de herejía; a lo largo de la Historia, para romper las reglas de la cultura, la educación o la pedagogía había que soportar críticas y luchar para dar voz a sus teorías e ideas. Rescato hoy la labor de una de esas personas que fueron pioneras del pensamiento moderno transformando el mundo de la educación y los libros.

Jan Amos Komensky, lo conocemos como Johann Amos Comenius (nombre en latín), revolucionó la forma de transmitir las ideas y conceptos que se enseñaban a los niños. Comenius entendió un mundo completamente distinto del que tenía delante de sus ojos. Parece sencillo, dicho aquí al amparo de los siglos, pero había que tener valentía (por no decir algo más contundente) en el siglo XVII para vivir como él lo hizo.

Pedagogo, filósofo y teólogo, su vida nos dejó el legado impagable que actualmente disfrutamos. Su capacidad de crítica, sus inspiración en los grandes poetas clásicos (Virgilio, Ciceron…) y su propia experiencia en la escuela durante su infancia, le hicieron replantearse todo el “sistema educativo” de la época. Comenius propuso nuevos planteamientos para crear una nueva escuela.

Hoy en día nos parece absolutamente normal que la educación debe ser igual para hombres y mujeres, que debe ser impartida con buenas formas, siempre desde la empatía y que ha de motivar al niño en el aprendizaje en lugar de obligarle a memorizar. Sin embargo, en la época en que vivió Comenius, esto era toda una perversión de la educación.

A pesar de todo, fue un hombre convencido del poder de la experimentación en la escuela, del valor de una sonrisa en los alumnos… quizás lo pensaba porque él mismo no tuvo una vida fácil. Fue perseguido largo tiempo, sus obras fueron quemadas y sufrió la pérdida de su familia, huyó tanto de la guerra como del hambre y la enfermedad… aún así, dedicó todos sus esfuerzos a escribir sobre pedagogía. Fue maestro y llevó a cabo sus métodos allá donde le dejaban. Gracias a él, gozamos de dos obras vitales y que harían cambiar el rumbo de la didáctica: Didactica Magna (1632) y Orbis sensualium pictus (1658).

«todas las cosas» ilustradas

A Comenius no le valían nada los métodos de aprendizaje del momento y, cuando algo quieres que cambie: comienza tú. Por eso escribió el libro que él imaginaba, ese con el que soñaba haber aprendido.

De su mente salió Orbis sensualium pictus, el primer libro ilustrado pensado para niños. En él se muestra el mundo (del siglo XVII) en conceptos e imágenes, convencido como estaba de que el aprendizaje a través de la imagen reforzaría la memorización y la comprensión de objetos e ideas. ¿Te suena de algo? Desde luego que todo esto nos suena porque hoy en día utilizamos ese tipo de libros a diario, tan rutinariamente que forman parte de nuestras vidas.

Este «orbe» abarcaba todos los ámbitos sociales y naturales, dividido en 150 capítulos (nada menos) con temas de botánica, oficios, anatomía, zoología, religión… En poco tiempo ya se había leído más que Harry Potter (uy, lo que he dicho) y se había traducido a veintidós lenguas. Una verdadera joya con la que aprendieron generaciones enteras y plumas como la de Goethe, quien consideraba el Orbis S. Pictus como uno de sus mayores tesoros de la infancia.

Su edición en inglés, de 1659, se encuentra en la British Library, pero su contenido es de dominio público y puedes verlo en este enlace:

Orbis sensualisme pictus: hoc est, Omnium principalium in mundo rerum, & in vita actionum, pictura & nomenclatura (ed. de 1705)

Es para deleitarse en sus xilografías, en su tipografía y composición. Todo en este libro es aire puro, una semilla de alegría en medio de un mundo que fue convulso y perverso. Nos recuerda que las ideas pueden cambiar el rumbo de la Historia, que la buena locura agita conciencias y puede hacer de nuestra sociedad algo mejor.

En 2017, la editorial Libros del Zorro Rojo publicó una preciosa edición del Orbis sensualium pictus, encuadernado en tela y cuidado al máximo en cada detalle.

Recuerda que hay mucha Historia detrás de un «sencillo» diccionario, atlas o libro didáctico ilustrado.

Otras lecturas

  • COMENIUS, IOHANNES AMOS (2017): Orbis sensualium pictus, Libros del Zorro Rojo, 352 pp.
  • TRINICK, LOVEDAY y WHITE, TEAGAN (2021): Oceanarium, Impedimenta, 80 pp.
  • DELEO, RAOUL y STERN, NOAH J. (2021): Terra Ultima. El descubrimiento de un nuevo continente, Anaya Infantil y Juvenil, 80 pp.
  • ALADJIDI, VIRGINIE y TCHOUKRIEL, EMMANUELLE (2019): Bellezas de la naturaleza, Faktoría K de Libros, 512 pp.
  • BARMAN, ADRIENNE (2018): Herbario, Libros del Zorro Rojo, 200 pp.

Suscríbete

La suerte está en los libros

No te burles de la gente que no lee si quieres que algún día lo haga.
| Daniel Pennac

Vengo a robarte muy poco tiempo, lo prometo. A estas alturas de la mañana, hoy día 22 de diciembre, ya habrá gente como loca de contenta, la suerte de la Lotería de Navidad habrá tocado a las puertas de unas cuantas personas. Con el deseo fuerte de que una de esas personas sea yo, escribo estas líneas para reflexionar un poco acerca de la suerte.

La suerte puede ser un trébol de cuatro hojas, un décimo premiado, un amuleto, una tirada de dados, doce uvas… incluso puede ser un sitio libre para aparcar el coche. La suerte puede ser silenciosa, como la salud o puede ser estridente como el premio Gordo de Navidad.

La vida está llena de giros que suceden de forma inesperada y consideramos positivos.

A raíz de esto yo pregunto, ¿no nos cambian, de verdad, los libros que leemos? Incluso los que releemos nos marcan de tal modo que nunca somos la misma persona cuando los empezamos que cuando los terminamos. El poder de la lectura nos transforma incluso sin querer, con ella superamos las emociones, afrontamos los reveses, adquirimos nuevos conocimientos, le reímos al mundo (la risa son pequeños golpes de suerte, creo yo), avanzamos.

Tanto si las recuerdas como si no, tus lecturas te han descrito por fuera y por dentro. Leer es otra de esas suertes silenciosas de la que solo nos daríamos cuenta si, por alguna razón, nos la arrebataran. Por eso, confiemos más en los libros y cuentos que leemos porque son premio seguro.

¡Qué suerte haber leído todo lo que he podido y querido!

Todo esto me lo digo a mí misma para recordarlo más a menudo, porque tras el fulgor de la suerte más estridente no estoy segura de lo que puede haber y eso me inquieta. Así que, aunque diga que deseo ser una de esas personas, quiero pensar que la fortuna no está en la pedrea sino en los derechos de cada lector y lectora.

¿Conoces tus derechos como lector/a?

Un decálogo, escrito por Daniel Pennac en Como una novela, que nos da la magnitud de la grandeza de la lectura. Son verdades que nos alcanzan a todos, no solo a los que sabemos leer sino a todas las personas que poden sujetar un libro o cuento con las manos. La responsabilidad de quienes sabemos leer es cuidar de estos diez derechos hasta que los que van aprendiendo puedan hacer uso de ellos por sí mismos.

Con esta reflexión no quiero desdeñar cualquier tipo de suerte, ¡en absoluto! Más bien quiero darle valor a otras que sí podemos tener t-o-d-o-s al alcance de la mano.

Llevo un buen rato charlando y no te he preguntado qué piensas tú de todo esto. Me encantaría que me dieras tu opinión sobre el tema y espero que, la suerte (como la Fuerza) te acompañe.

Nos vemos en la página siguiente.

Otras lecturas

  • PENNAC, DANIEL (2019): Como una novela, Anagrama, 176 pp.
  • LAIRLA, SERGIO y GONZÁLEZ LARTITEGUI, ANA (2014): El libro de la suerte, A Buen Paso Editorial, 56 pp.
  • MANCEAU, ÉDOUARD (2020): ¡Mala suerte!, Plataforma Editorial, 48 pp.
  • BARRERA, MELINA y ASIAIN, LORA, MIREN (2018): Diez gotitas de azar, Periplo, 48 pp.

Suscríbete

Poema rima con juego

«El adulto que juega da un paso hacia otra realidad; el niño jugando avanza hacia nuevas etapas de dominio. Jugar es el método más natural de autocuración que brinda la infancia.»
| Erik Erikson (psicólogo)

Mi vida comenzaba a ser aburrida y constitucionalmente tediosa. Sí, algo me faltaba; algo que no sabía cómo explicar y que me hacía poner caras de «gato que está triste y azul» durante toda la semana. Tras alguna noche en vela y catarsis lectora me di cuenta de que me faltaba JUGAR. 

Más juego e improvisación es lo que necesitamos todos, en general, así que está decidido: los viernes voy a dedicarlos a jugar, a divertirme escribiendo poemas, cuentecillos, frases, palabras inventadas, raras o ideas absurdas para hacer que los viernes sean una revolución.

Pequeña revolución poética

Cada viernes propondré, a través de Instagram o Facebook, un juego hipersencillo para que puedas sumarte tú también a esta pequeña revolución. Todos los juegos estarán pensados para realizarlos en casa, en el aula o en la biblioteca con niños y niñas de distintas edades, según el tipo de juego iremos dando cabida a todos.

Aunque sean actividades para disfrutarlas con peques, uno de mis objetivos es conseguir que juegues tú primero y, después, animes a hacerlo a los demás. Porque todo será en vano si no vamos acompañando activamente en el gusto por la lectura, la escritura o el lenguaje.

Al final, lo único que importa es que lo pases bien y puedas reírte un rato, si la ocasión lo merece. Ya sabes, todos los viernes te espero en Instagram o Facebook (a tu gusto) para poemar un rato. ¿Te unes?

Para comenzar a lo grande, hoy traigo una propuesta sencillísima + una manualidad. ¡Todo gratis, oiga! Escribe una frase que contenga tres palabras elegidas al azar, de forma aleatoria. Palabras que, en principio, no tengan nada que ver. Yo te propongo estas tres:

HELADO, ESTORNUDO, PATO

¿Qué frase escribirías?

Como ves, no tiene misterio. Dedicándole 15 – 20 minutos a pensar algunas frases, durante el trayecto al trabajo, en el autobús o en el metro, en la ducha, haciendo como que te interesa la tele o mientras te pones el pijama, se encuentran conexiones insospechadas en el lenguaje.

El tarro generador de palabras

Si quieres ir un poquito más allá, te cuento algo que yo he hecho en casa… ¡¡un gnerador aleatorio de palabras!! Un artilugio innovador y de alta tecnología que consiste en:

  • Tarro de cristal
  • Bolitas de corcho blanco, aunque valen también Lacasitos (me han dicho)
  • Palitos de madera, tipo polo
  • Rotulador negro

Haz una lista de palabras. Cualquiera puede valer. Búscalas de tu día a día y ve apuntándolas, implica también a los niños y niñas para que escriban palabras que conozcan o puedan buscar en el diccionario (según su edad). Cuando tengas o tengáis una buena lista apuntada, recórtalas y pégalas en el palo de madera.

Ahora mete los palitos en el tarro, con la palabra hacia abajo. ¡Cuantas más palabras escondidas haya, mejor! Se puede ir aumentando el número de palabras según se os vayan ocurriendo o se pueden quitar cuando ya han salido varias veces. Cuando queráis jugar solo tendréis que sacar 3 palos y formar frases con esas 3 palabras. ¿Cuál será la frase más ocurrente? ¿Alguna frase tendrá rima?


Si te gusta esta propuesta, pásate por Instagram o Facebook porque comenzamos ya. La intención es que sean un pequeño impulso, una chispa que prenda la mecha del juego. Espero que nos encontremos cada viernes.

¡¡Que comience la magia!!

Nosotros, nos vemos en la página siguiente.

Otros artículos

Suscríbete

Los flamencos leen por la noche

Gloria Fuertes

La gente corre tanto | porque no sabe dónde va, | el que sabe dónde va, | va despacio | para paladear | el 'ir llegando'.

Nos centramos en los sueños, en las metas y nos olvidamos del camino. No me gustan las frases que te motivan y te saludan desde el objetivo conseguido. La inmediatez con la que necesitamos visualizar los resultados hace que el fomento de la lectura sea un camino demasiado pesado. 

Continue Reading

Reseña: Hija única

Casi nunca un relato es como te lo esperas, como casi nunca la misma senda nos deja pasos exactamente iguales. Todo cambia de lugar con sólo desviar un poco la mirada, y seguramente sea eso lo que nos hace perdernos en caminos que, en principio, conocemos de sobra.

Continue Reading

Reseña: SIN FRONTERAS

Margaret Atwood

“¿Por qué tiene la sensación de que se ha traspasado una línea, de que se ha transgredido una frontera? ¿Cuánto es demasiado? ¿Cuándo se ha ido demasiado lejos?”

Cuando tomamos una cierta altura, cuando tenemos la oportunidad de tocar las nubes con los dedos y miramos hacia suelo firme nos damos cuenta de que la Tierra tiene un manto que luce de todos los colores. Sólo entonces reparamos en que esa es nuestra única bandera. 

Continue Reading

La lectura y las expectativas, una barrera inútil

Voltaire

Nunca vivimos; siempre estamos en la expectativa de vivir.

Hace no tanto tiempo los oficios se heredaban, pasaban de generación en generación dando lugar a largas sagas de barberos, por ejemplo, fotógrafos, abogados, ceramistas… y la lista podría ser tan extensa como aburrida. Antiguamente, las expectativas laborales que recaían en los hijos tocaban todos los oficios, pero algunas veces estos se resisten a la (auto-)imposición.

Continue Reading

Encestar en el fomento de la lectura

Jesús Marchamalo

Me gustan las palabras. Me gusta bajar por la mañana a comprarlas, y elegirlas una a una, como si fueran albaricoques maduros. Nunca se sabe qué palabras van a necesitarse a lo largo del día.

Voy a dejar clara mi opinión desde la primera línea de este artículo. Sobre el “fomento de la lectura” lo único que puedo decir es que no debemos fomentar, debemos leer para que otros lo vean y decidan hacer lo mismo.

Continue Reading

La lectura de ida y vuelta

No hay separación de mente y emoción; la emociones, el pensamiento y el aprendizaje están relacionados.
| ERIC JENSEN

Los mil estímulos diferentes que reciben nuestros peques juegan en contra cuando se trata de atraerlos hacia la lectura y la escritura. Sólo emocionando lograremos una atención ideal para aprender y disfrutar, ¿pero cómo se hace?

Qué suerte haber podido crecer dentro de una generación que vive inmersa en la comunicación global, la mensajería instantánea e Internet, pero que también ha visto la importancia de lo físico, de la comunicación escrita a mano y de los avisos al timbre de casa.

Lo cierto es que las generaciones más jóvenes actualmente, y mucho más las venideras, vivirán en un entorno de diálogo continuo entre ellas: whatsapp, twitter, las stories… han cambiado nuestra forma de enterdernos.

Dicho esto, sin renunciar a lo positivo que esta sociedad tiene, es innegable que el mundo le debe más de lo que creemos al género epistolar. La carta, la comunicación escrita entre personas, lleva con nosotros desde edades antiguas y no podemos subestimar, ni olvidar, el poder que han tenido desde entonces. No solo porque hayan ejercido un poder real: el de llevar notificaciones de guerra, de paz, acuerdos entre países, cartas de auxilio, cartas de confesión, de revolución, de avance científico… además, las cartas han tenido el poder de emocionarnos.

¡Esa es la llave maestra! La emoción abre puertas; las abre con mayor facilidad a edades cortas.

¿Por qué tanta emoción por un trozo de papel escrito a mano?

  1. Conlleva una dedicación palpable. Por parte no sólo del remitente sino de la persona que la recibe.
  2. Es una novedad, no ocurre no frecuencia.
  3. El protagonista es el mensaje. Una carta alberga contenido personal, que va dirigido especialmente a ti. Y eso produce emociones, normalmente, positivas.

¿Fomentar la lectura con postales?

Y yo me pregunto. ¿Por qué no aprovechar esa emoción en los niños y niñas que están aprendiendo a leer y escribir? Niños y niñas entre los 5-6 años que han comenzado a unir sílabas, a descifrar palabras que dan lugar a «los nombres de las cosas, las personas o lugares mágicos». A esa edad, estímulos como la televisión o los vídeos del móvil son mucho más atractivos. Sin embargo, se puede vencer (de vez en cuando) a dichos estímulos con la llave maestra de la emoción y el juego.

Hagamos que leer les suponga algo más que sentarse delante del texto y que escribir sea más interesante que repetir trazos en una cuartilla.

Así pues, me he inventado una nueva figura para casa, que puedes replicar en el aula, en la biblioteca o en cualquier lado: el buzón lector.

En realidad, esta idea surgió para ayudar a mi sobrina a leer. Le «cuesta» ponerse a leer cuentos, le aburre más que la tele (vamos, lo normal) y se frustra cuando no lo hace bien. Ella no ve que avanza a pasos agigantados como lo vemos los adultos que estamos a su alrededor.

Con la idea de recibir cartas, ella se emociona, las lee 20.000 veces y se anima a responder, escribiendo sus propias cartas.

¿Cómo hacer un buzón postal?

Materiales

  • Caja de puré o cereales
  • Trozo de cartón
  • Pintura amarilla
  • Pincel
  • Tijeras y cola blanca
  • Lápiz y regla
  • Rotulador negro

Instrucciones

Despliega con cuidado la caja de cartón. Con el lápiz y la regla mide el centro del lado ancho de la caja y dibuja una ranura suficientemente larga y de unos 5mm. de grosor. Abre la ranura, hazlo ahora porque una vez que vuelva a estar montada la caja te resultará más complicado.

Ahora toca pintar la caja, yo lo he hecho de color amarillo postal pero eso va al gusto. Cuando la pintura haya secado decora el buzón con alguna palabra o dibujo divertido.

Una vez tengas la caja pintada y decorada, vuelve a montarla. Utiliza cola blanca para sellar el cartón. CUIDADO: Para que el buzón pueda abrirse y cerrarse (y poder acceder a las cartas) no pegues el lado que lleva la lengüeta que cierra la caja.

Cuando tengas terminado el buzón, no te olvides de colocarlo a su altura; de otra forma no valdrá de nada.

Puedes usar este buzón para infinidad de cosas en serio que no te exagero nada. Las ventajas de jugar de este modo son incontables y todo por una caja de puré de patatas que, de otro modo, hubiera ido a la basura.

Espero que te valga esta actividad porque es una estupenda manera de conseguir que lean y practiquen la escritura. Repito que es un recurso que puedes usar en la biblioteca, en casa, en la escuela, en clubs de lectura…

Gracias por haberme acompañado hasta aquí, si quieres estar al día de todas las novedades que subo al blog, puedes suscribirte al Boletín y que todos los artículos lleguen directamente a tu correo.

¡Un saludo! Nos vemos en la página siguiente.

Otras lecturas

  • USHER, SHAUN (2014): Cartas memorables, Barcelona, editorial Salamandra, 384 pp.
  • SIERRA I FABRA, JORDI (2006): Kafka y la muñeca viajera, Madrid, editorial Siruela, 152 pp.
  • MORGENSTERN, SUSIE (2017): Cartas de amor de 0 a 10, col. Barco de Vapor – Serie roja nº195, Madrid, editorial SM, 152 pp.

Suscríbete

El miedo a que un libro no guste

Henry D. Thoreau

Si estamos tranquilos y preparados, deberíamos poder encontrar una compensación en cada desilusión.

Mi vida está plagada de aciertos y fracasos. Puedes figurarte que todo ese compendio de actos, decisiones, libros leídos, viajes… da lugar a una rara amalgama que me conforma como persona; igual que tus decisiones, los libros que decidiste coger de la librería y los que dejaste en el estante, te definen a ti.

Continue Reading