Reseña: Más allá

Jefe Indio Seattle

El hombre no ha tejido la red de la vida: es sólo una hebra de ella. Todo lo que haga a la red se lo hará a sí mismo.

Vivimos en equilibrio sin ser conscientes de la fragilidad que nos mantiene. Somos funambulistas encima de una cuerda resistente pero fina e inestable, ¿qué pasa si caemos? ¿Vivimos confiando en una buena caída? 

Continue Reading

Reseña: Prodigios

Ibn Arabí

Yo milito en la religión del amor, cualquiera que fuere el sendero que hallaren sus camellos.

De lo más bajo a lo más alto de un universo que no conocemos, del misterio de cada silencio a los gritos exacerbados del guerrero. Vivimos Historia y Arte, o de tiempo y espacio. ¿Qué hacemos con nuestro tiempo? ¿Qué hacemos con el espacio que nos rodea? 

Continue Reading

Reseña: Mundo Urraca

Jean-Paul Sartre

El hombre está condenado a ser libre, ya que una vez en el mundo, es responsable de todos sus actos.

Tantas veces que creemos estar en otros mundos, tantos kilómetros que recorremos de ida y otros tantos de vuelta, todo para que un día nos pongamos del revés y comprobemos que lo conocido es sólo un espejismo. 

Continue Reading

Lo que la Navidad me enseñó de la lectura

Charles Dickens

Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año.

¿La Navidad nos cambia? Siempre he creído que cada cual es como es durante todo el año y que, en estas fechas, no cambiamos sino que toca hacer cosas distintas al resto. Parar, empezar de nuevo y reunirse con toda la familia, eso es lo extraño en este mundo. 

Continue Reading

Reseña: Hija única

Casi nunca un relato es como te lo esperas, como casi nunca la misma senda nos deja pasos exactamente iguales. Todo cambia de lugar con sólo desviar un poco la mirada, y seguramente sea eso lo que nos hace perdernos en caminos que, en principio, conocemos de sobra.

Continue Reading

Jóvenes pero clásicos

“¿Por qué a los jóvenes no les gusta leer clásicos? 

Cuando eres librera y, de pronto, te encuentras con que un cliente te suelta esa pregunta… digamos que no sabes qué cara poner. En realidad es una pregunta que suelen hacerme desde diversos flancos. Lo primero que se me ocurre es pensar que a los jóvenes les gusta leer clásicos tanto como los adultos; si un lector joven se aburre leyendo clásicos: no le estás dando el clásico que debería leer o no se lo estás ofreciendo del modo correcto. Así de simple.

Continue Reading

Reseña: SIN FRONTERAS

Margaret Atwood

“¿Por qué tiene la sensación de que se ha traspasado una línea, de que se ha transgredido una frontera? ¿Cuánto es demasiado? ¿Cuándo se ha ido demasiado lejos?”

Cuando tomamos una cierta altura, cuando tenemos la oportunidad de tocar las nubes con los dedos y miramos hacia suelo firme nos damos cuenta de que la Tierra tiene un manto que luce de todos los colores. Sólo entonces reparamos en que esa es nuestra única bandera. 

Continue Reading

La lectura y las expectativas, una barrera inútil

Voltaire

Nunca vivimos; siempre estamos en la expectativa de vivir.

Hace no tanto tiempo los oficios se heredaban, pasaban de generación en generación dando lugar a largas sagas de barberos, por ejemplo, fotógrafos, abogados, ceramistas… y la lista podría ser tan extensa como aburrida. Antiguamente, las expectativas laborales que recaían en los hijos tocaban todos los oficios, pero algunas veces estos se resisten a la (auto-)imposición.

Continue Reading

Reseña: Lunámbula

Albert Einstein

La mente que se abre a una nueva idea, jamás volverá a su tamaño original.

Creemos que por la noche todos duermen, pero eso sólo le pasa a la mayoría. Hay vidas que, como la tuya, despiertan cuando la oscuridad vence y se hace el silencio. Piensa en cuántas veces no pudiste conciliar el sueño y a cambio la mente te regaló las mejores ideas para el día siguiente, o incluso para el resto de tus días. En ocasiones, sólo una noche puede cambiarte la vida.

Continue Reading

Reseña: KOROKORO

Gloria Fuertes

¿Cuándo vendrá la primavera? Me lanzo a lo desconocido, sea lo que Dios quiera. (El erizo una bola se hizo, y rodó por la ladera). Pasaron muchos días y el erizo se despertó, se desenroscó, abrió un ojo, sacudió el hocico, comió unas florecitas y ya no tenía frío.

La naturaleza no es muda, tiene su propio lenguaje y aunque lo escribiera con letras o signos, muy pocos sabrían leerlos. Por eso mismo este cuento no tiene palabras, porque da igual si sabes o no sabes leer; la naturaleza es quien narra la historia y tú quien puede atreverse a interpretarla. 

Continue Reading